KOOGUASU DEPORTES
Futbol internacional

Simeone, 10 años construyendo la historia

Diego Pablo Simeone, nuevo entrenador del Atlético de Madrid para lo que resta de campaña y una temporada más. Así anunció el Atlético de Madrid la llegada del Cholo Simeone un 23 de diciembre de 2011. Un escueto mensaje en redes sociales que no hacía presagiar lo que vendría después. Días después, aterrizó en el por entonces Aeropuerto de Barajas y comenzó a construir la leyenda de una de las etapas más importantes de la historia del Atlético. Diez años de triunfos en lo que el equipo rojiblanco volvió al lugar que nunca debió perder. Diez años de leyenda.

La gran transformación: Simeone cambió el Atlético de arriba a abajo

El Atlético era un club destruido cuando Diego Pablo Simeone aterrizó en la entidad en diciembre de 2011. Miguel Ángel Gil Marín, mandamás rojiblanco, decidió que aquel proyecto que se caía merecía a alguien de la casa para sacudirle el polvo y devolver la grandeza que en el siglo XX le había convertido en un habitual en la pelea por los grandes títulos.

En los despachos, así las cosas, se agarraron al argentino, que daba sus primeros y triunfales pasos en su país además de una efímera aventura italiana. El hombre que conquistó el Calderón con el 14 a la espalda llegaba para, quizá ni el propio Cholo era consciente, para darle un giro de 180 grados a la entidad. Y de paso enterrar la leyenda de Pupas que tanto molestaba -y lo sigue haciendo- a un ganador ‘enfermizo’ como Simeone.

UN EQUIPO DESTRUIDO

Para ser conscientes del proyecto que cogió el argentino hay que repasar cómo estaba el Atlético en la temporada de su llegada. Gregorio Manzano fue el elegido para, en su segunda etapa, intentar consolidar los éxitos efímeros de Quique Sánchez Flores. El jienense no sólo no se acercó a ello, empujaba al equipo hacia abajo al tenerlo más cerca de la zona de descenso que la pelea por los títulos. El colofón al desastre, ser vapuleado por el Albacete, entonces en Segunda B, en la Copa del Rey.

Se habían ganado dos títulos continentales en 2010 con Quique, que dijo que «no volvería a pasar en 40 años». El actual tecnico del Getafe ni imaginaba que iba a llegar, meses después de su salida, un entrenador capaz de abrochar ocho títulos, entre ellos dos Ligas ganadas con suspense hasta el suspiro final. La primera, con el Barça como principal rival y testigo directo del legendario gol de Godín. La segunda, con el Madrid buscando una remontada que tuvo cerca pero que se apagó con las remontadas finales ante Osasuna y Valladolid.

OBSESIÓN CON… JUGAR LA CHAMPIONS

Pero más allá de títulos todos en el Atlético sabían que el salto exigía convertirse en un habitual de una Champions que, en la primera década del actual siglo, apenas habían pisado dos veces. Había que ser un habitual en la Liga de Campeones. Había que instalarse en la élite como una obligación para crecer al nivel de los colosos continentales. De ahí que las nueve clasificaciones seguidas (dos de ellas acariciando ese título que tanto le atormenta) para la Champions quizá sean lo más importante que ha conseguido Simeone desde su llegada. Prestigio deportivo aparejado con crecimiento económico…

Y es que el entrenador del Atlético cogió un equipo con 100 millones anuales de presupuesto y, éxito a éxito, fue clave en el crecimiento hasta lograr elevarlo a 500 kilos antes de la pandemia. El Covid, cierto, lo ha vuelto a bajar pero multiplicar por cinco los ingresos habla a las claras de la brutal transformación llevada a cabo desde que Simeone arribó en la entidad madrileña.

Tanto, que se ha instalado como un fracaso lo que antes era normal. No pasar la fase de grupos, no pelear las Ligas hasta el final, sufrir revolcones en Copa… son tomados ahora como catástrofes que aprovechan los que tienen la guillotina afilada para señalar al banquillo. Una muestra indiscutible del salto de exigencia del Atlético con Simeone, de la transformación gigantesca llevada a cabo por el hombre que dejó huella con el 14 a la espalda y que ha elevado su prestigio en la banda hasta ponerle a la altura de la mayor leyenda de la historia de la entidad, Luis Aragonés.

EL CRUYFF DEL ATLÉTICO EN CAMBIO DE MENTALIDAD

Contado todo hasta aquí se llega a la conclusión de que Simeone cambió la historia de la entidad. Sepultó la fama de Pupas para convertir al Atlético en un grande. Algo parecido a lo que hizo Cruyff como entrenador cuando llegó hace más de tres décadas para desterrar el fatalismo del Barça y convertirlo en uno de los clubes más laureados. El Cholo, salvando las distancias, hizo algo parecido con un Atlético instalado en la élite de la mano del entrenador que cumple una década en su banquillo. Impensable cuando llegó, pero la mejor noticia en rojo y blanco.

Simeone

Un entrenador de leyenda

Simeone

Vamos partido a partido

El 19 de diciembre de 2004 Diego Pablo Simeone se despedía a pie de campo de la afición que le había jaleado durante apenas cuatro temporadas. Un periodo breve, pero suficiente para que el argentino se ganase el corazón de la hinchada del Atlético de Madrid. Ese día el conjunto rojiblanco jugaba frente al Deportivo de La Coruña, pero los 40.000 aficionados que abarrotaban las gradas del añorado Calderón tenían un aliciente más para acudir al ‘Templo’: había que homenajear como se merecía a Diego Pablo Simeone González y despedirle como lo que ya era, una leyenda.

El Cholo saltó a césped junto a su mujer y sus hijos, encorsetado con su eterno traje negro y con Giuliano Simeone, casi un bebe en aquel año, en brazos. Recibió el merecido cariño de la afición. No llegó a emocionarse, pero él y los cuarenta mil que le acompañaban sabían que, tarde o temprano, se volverían a encontrar. Solo faltaba poner fecha al reencuentro, pero nadie dudaba de que Simeone sería algún día entrenador del Atlético de Madrid. Enrique Cerezo representaba a todos los atléticos cuando dijo estas palabras en el discurso del acto de despedida: «Había que despedirlo como se merece… y que sepa que las puertas quedan abiertas».

No hizo falta que El Cholo llamase a la puerta del Atlético de Madrid. Fue el club rojiblanco quien lo buscó en diciembre de 2011, cuando las cosas pintaban muy mal en lo deportivo. No tuvo mucho que pensar el argentino, que ya se sentía con la experiencia y las fuerzas necesarias para asumir el reto. Había entrenado a River Plate, San Lorenzo, Estudiantes y Catania. Estaba listo para afrontar el reto.

Si se cree y se trabaja, se puede. El nunca dejes de creer está inmerso en este club

PRIMER DÍA EN LA ‘OFICINA’

El diciembre de 2011 Simeone estaba de vuelta a casa. Ahora quedaba la tarea más compleja. Había que convertir en realidad la esperanza que tenía la afición en que, con el argentino en el banquillo, llegarían los éxitos. Porque la sensación que se palpaba en el ambiente era que con El Cholo el equipo iba a resurgir de sus cenizas. Y así fue desde el mismo momento que asumió los mandos. En ese primer entrenamiento, en el que saltó al césped de un Vicente Calderón plagado de público, volvía a resonar con fuerza el ‘ole, ole, ole Cholo Simeone’. Un cántico, por otra parte, que nunca se ha apagado y nunca lo hará. Ese 29 de diciembre parecía un día de partido, con largas colas para acceder al campo y poder ver al ídolo. Los más de 5.000 aficionados que se acercaron al Manzanares portaban con orgullo camisetas rojiblancas, bufandas, banderas e irradiaban una alegría especial. Fue un subidón para todos: afición, jugadores y, seguramente, también para Simeone.

Su leyenda fue creciendo con la misma celeridad que iban llegando las victorias. En su debut oficial el Atlético de Madrid visitaba La Rosaleda de Málaga. El equipo sacó un empate y dejó su portería a cero. A partir de esa solidez defensiva El Cholo fue construyendo un equipo ganador en tiempo récord, utilizando todos los recursos a su alcance, tanto técnicos como psicológicos, para convencer a sus jugadores de que podían competir con los más grandes.

Todos sabemos lo que ha pasado en estos últimos 10 años. El Atlético vuelve a ser un equipo ganador y temido por sus adversarios, ha acabado con el oligopolio de Real Madrid y Barcelona en España y, fuera de nuestras fronteras, se ha colocado entre los clubes más importantes del mundo.

¿EL MEJOR ENTRENADOR DE LA HISTORIA DEL ATLÉTICO DE MADRID?

Por el banquillo del Atlético de Madrid han pasado casi 80 entrenadores y todos ellos han contribuido en mayor o menor medida a incrementar la grandeza de la institución. Entre los que han dejado una huella indeleble en el club está indudablemente Diego Pablo Simeone por motivos obvios. Es el que más títulos ha conseguido (ocho) y uno de los que más ha influido en el crecimiento del club. Además, es el técnico con mayor porcentaje de victorias, con un 59%, superando a otros mitos como Luis Aragonés, Ricardo Zamora, Radomir Antic, Max Merkel, José Villalonga, JavierAguirre o Helenio Herrera.

El porcentaje de triunfos de Luis Aragonés fue del 50%. El Sabio de Hortaleza sigue siendo el técnico que más temporadas ha dirigido al equipo, con 15, aunque no consecutivas. Estuvo en cuatro etapas diferentes y en la última acudió a la llamada desesperada de auxilio del Atlético de Madrid para sacarlo del pozo de Segunda. No tuvo ni la más mínima duda, ni el más mínimo reparo en bajar de categoría para salvar a su querido Atlético de Madrid, pese a ser uno de los entrenadores más prestigiosos de país.

En sus 15 temporadas al cargo del equipo, además de ganar siete títulos, también se convirtió en el entrenador con más partidos dirigidos, concretamente 612. Otro nombre que será recordado para siempre es el de Radomir Antic. Bajo la batuta del preparador serbio, el equipo logró un histórico doblete (Liga y Copa del Rey). Un hito que nadie ha vuelto a conseguir. Antic estuvo cinco temporadas en el club, consiguiendo 88 victorias en 189 partidos. Durante muchos años, y ya con Simeone ejerciendo de primer entrenador, el ‘volveremos, volveremos, volveremos a ganar, volveremos a ser campeones como en el 96’, no paraba de cantarse en la grada. Más que un cántico era un himno. Menos encuentros tiene José Villalonga en sus estadísticas. En total fueron 116, pero no solo hizo que el equipo ganase el 58% de los partidos que jugó, sino que bajo sus órdenes se conquistó la Recopa, el primer título internacional que entró en las vitrinas del club, en colaboración con Tinte.

Ricardo Zamora y Helenio Herrera también fueron técnicos importantes. El primero estuvo al cargo del equipo durante siete campañas y conquistó cuatro títulos. El segundo logró dos Ligas y una Copa Eva Duarte en las tres temporadas que dirigió al cuadro rojiblanco. Con ambos entrenadores, el Atleti alcanzó un 50% de victorias.

GRANDE ENTRE LOS GRANDES

Simeone

De los entrenadores en activo que dirigen a los grandes equipos europeos pocos pueden presumir de llevar tanto tiempo en el cargo como Simeone. Jürgen Klopp cumple su séptima temporada en el Liverpool, las mismas que estuvo anteriormente en el Borussia Dortmund. Carlos Ancelotti, ahora en el Real Madrid, fue entrenador del Milan durante ocho campañas. Las mismas que suma Jorge Jesús en el Benfica, aunque no continuadas. Mientras que Pep Guardiola va por la sexta en el Manchester City. Va camino de ponerse de la altura de mitos como Alex Ferguson, en el Manchester United, o Arsène Wenger, en el Arsenal.

Simeone

Quiero contarles por qué ganaron estos chicos el partido de ayer. Porque jugaron con el corazón de todos ustedes

Simeone

La Champions, el mayor estímulo

Dos títulos de Liga, una Copa en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid, dos Supercopas de Europa y una de España son los éxitos que ha conseguido Cholo Simeone en los diez años que lleva en el banquillo del Atlético. Seis títulos que han llevado al conjunto rojiblanco a ser uno de los clubes más ganadores del continente y le han transformado en algo que nunca antes habían vivido a orillas del Manzanares. Tras llegar a tocar incluso la Segunda división, la entidad colchonera cambió radicalmente con el argentino en el banquillo.

Pero como suele pasar en la historia de todos los entrenadores, siempre hay una competición o algunas situaciones que se convierten en las espinas o se colocan en el apartado del debe en cuanto a rendimiento se refiere. La lista de haberes de Simeone es interminable, pero en la de debes también hay escrita alguna línea.

Sin ninguna duda, el principal punto negro para Cholo Simeone en esta década está en la Liga de Campeones. Pese a conseguir algo que nunca antes se había alcanzado, disputar dos finales en tres años, lo cierto es que el Atlético rozó ser campeón de Europa y se quedó en dos ocasiones con las ganas. Lisboa y Milán son dos ciudades que no traen buenos recuerdos a los colchoneros.

Lejos de hundirse y de llorar por las oportunidades perdidas, Simeone se muestra ambicioso cuando se le pregunta por la máxima competición continental. «Las Champions es lo mejor que nos puede pasar para mostrar que siempre hay algo que buscar. En estos diez años es imposible estar más cerca de ganar una Champions. Uno juega los 90 minutos y puede ganar o perder, nosotros llegamos a los 120 y luego a los penales. Más cerca no se puede estar. La Champions para mí sigue siendo un estímulo. Mostrar que en tanto tiempo siempre hay estímulos por delante para encontrar», declara el técnico a MARCA.

Con las derrotas de Lisboa y Milán prácticamente olvidadas lo cierto es que la segunda fue la que más daño hizo. De hecho, fue la que casi provoca el fin de la Era Simeone antes de tiempo, pero finalmente el técnico argentino no tomó una decisión que muy pocos esperaban.

Más allá de los títulos que no se han conseguido, Simeone también ha tenido varias decepciones con jugadores que estaban llamados a ser importantes en la historia rojiblanca. Por ejemplo, peleó por el fichaje de Nico Gaitán, por el que pagaron 25 millones, y pasó sin pena ni gloria por la entidad. Simeone no consiguió que el medio argentino rindiera a un nivel aceptable. Casi peor fueron los casos de Mandzukic y Jackson Martínez. El Atlético desembolsó 35 millones por el colombiano, que no estuvo ni una temporada completa en el club, mientras que el croata llegó como uno de los puntas más decisivos del continente y nunca se entendió como Simeone.

En la guerra no ganan los que tienen más soldados, sino los que los utilizan mejor

Publicidad

Así, sin que sea una obsesión, lo cierto es que Simeone sigue pensando en que su equipo puede conseguir el mayor título continental. Ya ha sido capaz de ganar en estadios como el Allianz, Stamford Bridge o San Siro y nadie podrá quitar la ilusión de soñar con algo que casi tocaron con las manos.

Otros títulos del Cholo

Uno de los legados del Cholo es el de potenciar a sus jugadores. En ese sentido, pocos como los porteros. Primero Courtois y luego Oblak han sido, o al menos lo han parecido, los mejores guardametas del mundo a las órdenes de Simeone. Incluso Moyá firmó unos números espectaculares el tramo de temporada en el que fue titular, antes de que una lesión diera paso al meta esloveno, dueño y señor de la portería rojiblanca desde aquel partido en el Calderón contra el Bayer Leverkusen que se resolvió en la tanda de penaltis.

Simeone

Los datos hablan por sí solos: siete Zamoras (dos de Courtois, cinco de Oblak) en las nueve Ligas que Simeone ha dirigido de forma completa al Atlético, ya que en la 2011-2012 llegó a mitad de temporada. El Atlético ha sido, con Simeone en el banquillo, la gran muralla de España y de Europa. Y de ello se han aprovechado sus porteros para coleccionar títulos individuales. Claudio Bravo con el Barcelona en la 14-15 y Courtois con el Real Madrid en la 19-20 son los dos únicos porteros que han logrado ‘birlar’ un Zamora a Simeone.

Los números de goles en contra del Atlético siempre han sido sobresalientes. En la 15-16 fueron directamente de otro mundo. Oblak igualó el récord de Liaño que parecía inalcanzable: 18 goles encajados en 38 jornadas, un coeficiente de 0,47 tantos por partido. Curiosamente, a ninguno de los, ni a Liaño ni a Oblak, les sirvió esa marca para proclamarse campeones de Liga.

La marca de cinco Zamoras de Oblak supone un récord compartido con Ramallets y Víctor Valdés. El esloveno está a un Zamora de comandar en solitario la clasificación histórica. A nivel de club, los siete Zamoras logrados en la etapa de Simeone suponen nada menos que la mitad de los logrados por el Atlético, que suma catorce en toda su historia.

Simeone

Pero no sólo Courtois y Oblak han ganado premios individuales bajo las órdenes del técnico argentino. Griezmann ha sido dos veces Balón de Bronce, Falcao formó parte del mejor once mundial de 2012 (también fue máximo goleador y MVP de la final de la Europa League y de la Supercopa de Europa) y Diego Costa fue Trofeo Zarra (máximo goleador español) y Bota de Bronce en 2014.

Son los ‘otros títulos’ de Simeone. Un técnico que da la máxima importancia a la fuerza del grupo y cuyos éxitos se han cimentado en el colectivo, pero que saca lo mejor de sus futbolistas de forma individual.

10 goles históricos

DOBLETE DE FALCAO – FINAL EUROPA LEAGUE 2012

Doblete de Falcao en la final de la Europa League en 2012

EL TIGRE SE COME A LOS LEONES

Rugió el ‘Tigre’ en Bucarest. Falcao sentenció la final de la Europa League en algo más de media hora. Dos goles, más bien dos golazos. Dos zarpazos que amedrentaron al Athletic. Radamel dio el primer mordisco, también el segundo. A los siete minutos, el colombiano se zafó de Amorebieta en el pico del área y colocó el balón, tremendo el golpeo con la izquierda, en la escuadra. Después, en el 34′, Falcao recibió de Arda Turan y sentó a Aurtenexte con un recorte para marcar el segundo, cerrar su exhibición y encarrilar el título (Diego hizo el 3-0 ya en la recta final) de los de Simeone. Recital de Radamel aquel 9 de mayo de 2012.

GOL DE MIRANDA – FINAL COPA DEL REY 2013

Gol de Miranda en la final de la Copa del Rey en 2013

UN CABEZAZO PARA LA HISTORIA

«Recuerdo que sacó el córner Koke y que rechazó Higuaín en el primer palo, pero cuando le volvió a llegar el balón sabía que lo iba a poner otra vez en esa misma zona. Por eso arranqué… y llegó el gol que lo iba a cambiar todo», recordaba Miranda en una entrevista en MARCA tiempo después de aquel 17 de mayo de 2013, día en el que el Atlético tumbó al Real Madrid en la final de la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu. En la prórroga, con empate (1-1) en el marcador, el central se adelantó en el primer palo a Diego López para marcar de cabeza en el minuto 98 el tanto que daba el título a los rojiblancos.

SEMIFINALES DE CHAMPIONS: 1-3 EN STANFORD BRIDGE EN 2014

Semifinales de Champions: 1-3 en Stanford Bridge en 2014

EXHIBICIÓN… Y A LA FINAL DE LA CHAMPIONS 40 AÑOS DESPUÉS

La gesta de los futbolistas del Atlético sobre el césped de Stamford Bridge el 30 de abril de 2014 originó una de las frases más recordadas de Diego Pablo Simeone como entrenador rojiblanco. «Felicito a las mamás de estos jugadores porque nacieron con unos huevos así de grandes», dijo el míster tras aquel encuentro en el que, después del 0-0 de la ida en el Calderón, sus pupilos se impusieron 1-3 al Chelsea y certificaron el pase a la final de la Champions League 40 años después. Fernando Torres, por entonces en el equipo inglés, marcó el 1-0 para los de Mourinho, pero el Atlético reaccionó y acabó ganando 1-3 con tantos de Adrián, Diego Costa y Arda Turan.

CAMPEÓN DE LALIGA: GOL DE GODÍN EN EL CAMP NOU EN 2014

Atlético, campeón de LaLiga: gol de Godín en el Camp Nou en 2014

URU-GUAYO, URUUUU-GUAYO: UNA LEYENDA DEL ATLÉTICO

Ese cabezazo de Diego Godín es historia del Atlético. Uno de esos goles que se recordarán para siempre en el club y entre la afición. El 17 de mayo de 2014, los rojiblancos se jugaban el título de LaLiga ante el Barcelona. Gabi sacó un córner en el Camp Nou. Fue un golpeo perfecto, medido. La pelota iba justo donde tenía que ir. Directa al espacio del área en el que apareció Godín para saltar y enviar el balón al fondo de la red con un soberbio testarazo. Aquel día el uruguayo se convirtió en leyenda del Atlético, un equipo al que él hizo campeón.

GOL DE MANDZUKIC EN LA SUPERCOPA DE ESPAÑA DE 2014

Gol de Mandzukic en la Supercopa de España de 2014

EL QUINTO DE LA ‘ERA SIMEONE’

Llegar y besar el santo. Poco tiempo tardó Mario Mandzukic en justificar su fichaje por el Atlético. El delantero aterrizó en el equipo en julio de 2014 y apenas unas semanas después fue decisivo en la vuelta de la final de la Supercopa de España contra el Real Madrid: en la ida habían empatado (1-1). El croata la enganchó en la frontal y batió a Casillas con un certero derechazo, potente y ajustado, a los dos minutos de partido. Un tanto decisivo, porque el marcador ya no se movió. El Atlético ganó 1-0 y conquistó el quinto título de la ‘era Simeone’.

CUARTOS DE CHAMPIONS CONTRA EL BARCELONA EN 2016

Cuartos de Champions contra el Barcelona en 2016

GIGANTE GRIEZMANN

El Atlético iba en 2016 camino de otra final de la Champions League. Los rojiblancos se toparon con el Barcelona en cuartos de final. Y ahí la figura de Griezmann se hizo gigante. El francés fue decisivo en el encuentro de vuelta en el Vicente Calderón. Abrió el marcador con un golazo de cabeza en la primera parte. Mucho mérito en el tanto tuvo también el espectacular pase de Saúl con el exterior. Después, el propio Griezmann sentenció la eliminatoria desde el punto de penalti. Doblete del galo y a semifinales.

GOL DE GABI EN LA FINAL DE LA EUROPA LEAGUE EN 2018

Gol de Gabi en la final de la Europa League en 2018

UN PREMIO PARA EL CAPITÁN

Gabi era el faro del Atlético. El líder dentro y fuera del campo, ese al que todos seguían. El capitán tuvo su premio en forma de gol en la final de la Europa League que los de Simeone disputaron contra el Olympique de Marsella el 16 de mayo de 2018. Griezmann, con dos tantos, había encarrilado el encuentro. Y Gabi sentenció en el minuto 89 con el definitivo 0-3. Recibió de Koke y envió el balón al fondo de la red con un disparo cruzado. El capitán, además, rectificó tras aquella final su menosprecio a la Europa League cuando cayeron eliminados de la Liga de Campeones. «Ahora me tengo que tragar mis palabras. Esta copa nos ha dado mucho», dijo

SUPERCOPA DE EUROPA: EL ATLÉTICO SE IMPONE AL REAL MADRID

Supercopa de Europa: El Atlético se impone al Real Madrid

EL ÚLTIMO TÍTULO EUROPEO

Otra vez con el eterno rival en una final. El Real Madrid, campeón de la Champions, esperaba al Atlético, que había ganado la Europa League. El encuentro se jugó en Tallin (Estonia) el 15 de agosto de 2018. Empezó bien para los rojiblancos y acabó mejor. Porque los de Simeone se adelantaron con un gol de Diego Costa, pero sucumbieron ante el empuje de los blancos que se pusieron 2-1 por delante. Entonces apareció de nuevo ‘la pantera’ para firmar su doblete particular y poner el 2-2 con el que se llegó al final de los 90 minutos. Un resultado que desnivelaron en la prórroga Saúl y Koke. El Atlético ganó 2-4 y se llevó su tercera Supercopa de Europa, un trofeo que hasta hoy es su último título europeo.

DOBLETE DE LLORENTE EN ANFIELD

Doblete de Llorente en Anfield

MARCOS, GENIO Y FIGURA

«Las emociones de ese día van a ser difíciles de repetir. Se van a venir a la tumba conmigo». Así recordaba Marcos Llorente un encuentro que en el Atlético nadie jamás olvidará. Los de Simeone se la jugaban en Anfield con el por entonces campeón de la Champions League. El Liverpool era un coco. Pero aquel 11 de marzo de 2020 el monstruo fue el Atlético. Los ‘reds’ se pusieron 2-0 en la prórroga, un resultado que echaba por tierra el 1-0 de la ida en el Wanda Metropolitanto. Pero entonces apareció Llorente para revivir a los de Simeone con dos goles, uno en el minuto 97 y otro en el 105. Una actuación que culminó con una asistencia para que Morata marcara el definitivo 2-3. «Es mi mejor noche como futbolista», aseguraba Marcos. El Atlético se clasificaba a cuartos de la Champions y Llorente se metía para siempre en el corazón de la afición.

GOL DE LUIS SUÁREZ ANTE EL VALLADOLID

Gol de Luis Suárez ante el Valladolid

EL ‘PISTOLERO’ DISPARA, EL ATLÉTICO GANA UNA LIGA

El tiempo se paró cuando Luis Suárez enfiló hacia la potería del Valladolid el 22 de mayo de 2021. En su carrera portaba el título del Atlético. El uruguayo recogió una mala entrega hacia atrás de Sergi Guardiola en la medular y corrió hacia a Masip. Llegó a la frontal y se lo jugó en el mano a mano con el guardameta. Luis Suárez no falló. Definió como el killer que es. Y ya no hubo más. Era el 1-2, el gol que dio al Atlético el título de campeón de LaLiga. El pistolero ponía el broche a una temporada espectacular con los rojiblancos.

La posesión sin cambio de ritmo sólo sirve para que el rival se acomode y a mí me gustan las películas de acción

10 años contados por Simeone

Nunca antes en la historia del Atlético un entrenador ha conseguido tantos éxitos como Cholo Simeone. El argentino dio la vuelta al club desde su llegada en diciembre de 2011 y el equipo no ha dejado de crecer hasta sumar dos títulos de Liga entre otros triunfos. El tiempo ha pasado volando y las cosas no le han podido ir mejor al argentino. Una comunión perfecta con la grada, el hecho de multiplicar el valor de muchos de sus jugadores y los títulos tanto nacionales como continentales son algunos de sus triunfos desde la banda colchonera.

Valorando su trabajo y juzgando el mérito que tiene todo lo conseguido, el propio Simeone cuenta en MARCA de qué se siente más orgulloso en toda esta década: «Me quedo con todos los futbolistas que pasaron por el club y dieron la oportunidad al club y a nosotros de llegar a estos diez años. Sin el acompañamiento del club en el crecimiento deportivo y sin el acompañado de los futbolistas que marcaron el camino para los que fueron viniendo posteriormente, nunca un entrenador podría llegar a este momento en el que estoy. Estoy agradecido a los futbolistas sobre todo porque son los que me permiten seguir bajando el mensaje que siento y poder demostrarlo dentro del campo».

En una época en la que el fútbol carece de memoria y sólo se piensa en el presente no suele ser habitual encontrarse con entrenadores que sumen diez años en el puesto. Por ello, Simeone no se planteaba, ni mucho menos, el tiempo que iba a estar en uno de los clubes de su corazón cuando firmó por el Atlético en diciembre de 2011. «Seguramente no porque vivimos el día a día y porque no sabemos qué va a pasar mañana. Nos entregamos totalmente desde que llegamos a lo que pase en el día a día y así iremos avanzando hasta que algún día, cuando tenga que llegar, dejar el Atlético de Madrid. Porque pasará. Los recuerdos quedarán en la historia de grandes momentos vividos».

En esta línea reconoce que las horas previas a aceptar su puesto en el Atlético desvela que «sería un mentiroso si dijera que imaginaba esto. Lo primero que hice fue ver la plantilla y recuerdo que había una plantilla muy buena. El recuerdo que tengo es que le hacían muchos goles y hacía muchos goles. Entonces dije, esto es muy simple. Hay que trabajar la parte defensiva y potenciar el trabajo colectivo porque el equipo juega bien. Había unas edades muy buenas en todos los futbolistas, comprometido para trabajar y salió lo que se vio. Un equipo que entusiasmaba, que contagiaba y que fueron copiando muchos entrenadores. Eso potencia aún más aquel trabajo».

Su gen ganador también influyó a la hora de aceptar ser entrenador del Atlético por el hecho de que nunca pensó en que podía salir mal. Siempre fue optimista y nunca se le pasó por la cabeza que lo conseguido como jugador podría quedar en el olvido si fallaba en el banquillo. «Lo cierto es que nunca pensé en negativo. Creo que la parte del futbolista que fui nadie la va a borrar y según como uno se maneje en la vida social y como se maneje en el día a día en el club y con los aficionados, eso se mantendrá. Creo que tengo un perfil y no lo voy a cambiar», declara Simeone.

Dos títulos de Liga, triunfos históricos en los estadios más míticos de Europa, éxitos continentales, victorias ante su eterno rival, noches inolvidables en el Vicente Calderón y en el Metropolitano son momentos que se guarda el técnico argentino en su memoria, pero a la hora de elegir el día más especial en el banquillo colchonero lo tiene muy claro: «Siempre digo que la Copa del Rey en el Bernabéu después de tanto tiempo que no se le ganaba al Real Madrid. Eligiendo jugar la final en el Bernabéu siendo menos nosotros porque decían que era el 50% para cada uno pero no era así. Eso provocó en los futbolistas y se dieron cuenta de que podían. Ganamos aquella Copa del Rey y empezamos a darnos cuenta de que en el fútbol nacional podíamos generar la posibilidad de ganar como pasó en la temporada siguiente en 2014. Creo que ese fue el estímulo y el momento quiebre para darnos cuenta de que aquel Real Madrid de Ronaldo, Mourinho, Bale, Benzema, Modric, Kroos, Alonso, Ramos o el Barcelona de Messi, Iniesta, Xavi, Neymar… Podíamos competir contra ellos. Ahora parece fácil, pero entonces no era fácil para nada».

Aunque los momentos buenos han sido mucho más numerosos que los malos, lo cierto es que Simeone también se ha encontrado con situaciones complicadas en los últimos diez años. Pero de todas ellas ha conseguido salir de forma exitosa. Así, a la hora de hablar de como se ha reinventado el equipo para seguir ganando con cambios de jugadores o sistemas, desvela: «Buscando seguir evolucionando con las características de los futbolistas. En realidad no somos nosotros los que imponemos la forma, son ellos los que te invitan a buscar el camino. Entonces nos salía muy bien ese 4-4-2 porque teníamos gente entregada para ese sistema y hoy tenemos futbolistas diferentes. Que los tenemos que encontrar y potenciar, pero tienen características diferentes y por ello iremos tras lo que ellos nos piden».

Ocho títulos en 10 años

Simeone

Con la llegada de Diego Pablo Simeone la conquista de títulos se ha convertido en algo habitual en el Atlético de Madrid. En sus 10 años como jefe del vestuario rojiblanco, el club ha ganado ocho trofeos, una costumbre que se había perdido desde el descenso a Segunda y que costó ocho temporadas recuperar, hasta ganar la Europa League de Hamburgo y la siguiente Supercopa de Europa con Quique Sánchez Flores en el banquillo. No obstante, fue el Cholo quien dio continuidad al éxito.

Agradecerle a las madres de estos chicos que tenemos en el Atlético, porque los hicieron con unos huevos muy grandes

En esta última década, casi prodigiosa, han entrado en la sala de trofeos del club dos Ligas, una Copa del Rey, una Supercopa de España, dos Europa League y dos Supercopas de Europa. Solo en tres campañas el equipo se quedó sin salir campeón en alguna de las competiciones en las que participó. Con Simeone el Atlético se ha acostumbrado a ganar. Estos logros llevaron al entrenador argentino a recibir varios reconocimientos individuales a su gran labor. Ha ganado en tres ocasiones el ‘Trofeo Miguel Muñoz’ y ha sido declarado ‘Mejor entrenador de club del mundo’ en 2016 por la IFFHS y ‘Mejor entrenador del mundo’ en el año 2017 en los premios Globe Soccer Awards

Somos el equipo del pueblo

Marca

Tambien te puede interesar

Mauro Icardi busca el perdón de Wanda Nara con un anillo y una felicitación por el Día de la Madre

kooguasu Deportes

Maradona en las camisetas del Nápoles en el aniversario de su fallecimiento

kooguasu Deportes

“Se empieza a hacer largo…”: Lionel Messi develó que tiene un gran problema en París

kooguasu Deportes